Pollo con alcachofa


¡Muy buenas a todos! Hoy os traigo una receta sencilla, fácil de preparar, rica y saludable. También os digo que se prepara muy rápido. El ingrediente principal de esta receta es el pollo, pero como está acompañado de alcachofa, os voy a hablar sobre esta magnífica verdura, ya que sobre las propiedades de la carne de pollo os he hablado en otras ocasiones.
La alcachofa es una fuente de calcio y fósforo. También contiene vitaminas del complejo B, (B1, B3, B5, B6), vitamina C y minerales como zinc, potasio, magnesio, hierro. Tiene acción depurativa, ya que ayuda a eliminar las toxinas del organismo, para el hígado es una muy buena verdura porque ayuda a eliminar la grasa y el colesterol. Por el último, se conoce la alcachofa como la verdura indicada en las dietas para perder peso, ya que se sabe que es perfecta para evitar la retención de líquidos, es un ligero laxante natural, favoreciendo el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.
Dicho esto vamos a ver a continuación los
Ingredientes para 2 raciones:
  • 8-10 corazones de alcachofa
  • Media pechuga de pollo
  • 3 zanahorias
  • Media cebolleta
  • Una ramita de apio
  • 2 dientes de ajo
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón de la Vera
  • Orégano, pimienta negra molida
  • Sal


Modo de preparar:
En primer lugar os voy a decir que yo he usado la alcachofa de bote que es más rentable que la fresca, ya que no tiene ningún desperdicio, y mantiene sus propiedades. Pero si os gustan las alcachofas frescas las podéis utilizar.
Se van pelando y troceando los ajos en láminas. Se pone una sartén al fuego con el aceite, cuando ya está caliente se echa el ajo y se les da un par de vueltas, luego se añade la cebolleta picada previamente y se deja a saltear uno 3 minutos,
luego se añade la pechuga troceada en dados grandes. Se les da unas vueltas añadiéndole una pizca de sal mientras que se están salteando los ingredientes. Después de unos 5 minutos desde que se ha añadido la pechuga se va añadiendo la zanahoria troceada en rodajas,
se mezcla bien con los demás ingredientes, se le añade también la pimienta negra, el orégano y el pimentón. Se cubren los ingredientes con agua, dependiendo del recipiente que tenéis, puede ser 200 ml agua más o menos. Se deja a cocer unos 15 minutos a fuego moderado.
En los últimos 5 minutos de cocción se añaden los corazones de alcachofa partidos por la mitad. Se dejan a cocer los 5 minutos restantes.
Si es necesario añadir un poco más de agua, pues se le añade y se deja a cocer. Una vez pasado el tiempo se apaga el fuego y listo para servir.

Espero que os guste la receta y que la preparéis vosotros también.
Importante: os tengo que recordar la importancia de consumir poca cantidad de sal por evitar la retención de líquidos. Siempre se puede añadir una pizca en las comidas, pero también se puede sustituir con las especias, en el caso de hoy: pimienta negra mólida, orégano y pimentón.
Un saludo y
¡Hasta la próxima!


Comentarios