Cómo hacer Roscón de Reyes-receta casera fácil


Si aún no te has atrevido de preparar tu propio roscón de reyes en casa yo te invito que te quedes por aquí para ver la más sencilla receta de roscón con sus trucos y consejos. Es una receta fácil para los principiantes, pero el roscón sale igual de tierno, esponjoso y además delicioso.
Ingredientes para la masa:
500 g harina de repostería
120 g harina20 g levadura fresca
2 huevos calibre L
125 g azúcar
3 cdas agua de azahar
3 cdas ron
120 ml leche
1/2 cdta sal
ralladura de un limón
ralladura de una naranja
Para decorar:
frutas escarchadas
almendras laminadas
azúcar humedecido
Para el relleno: crema de trufa
600 ml nata para montar
250 g chocolate negro para fundir
80 g azúcar

Modo de preparar:

Primero se activa la levadura del siguiente modo: se desmenuza la levadura en un bol, se le añade una cucharada colmada de azúcar y4 cucharadas de leche templada. Se remueve hasta que la levadura y el azúcar están disueltos. Luego se añaden 2 cucharadas de harina y se remueve para incorporarla. Luego se tapa el bol con film de cocina y un paño limpio para mantener la temperatura. Se deja a fermentar 15 minutos.

En el bol de una maquina amasadora se añaden los dos huevos batidos ligeramente, la leche calentita a unos 35-37ºC, el azúcar, el agua de azahar, la ralladura de limón y de naranja y el ron. Se pone la maquina en marcha para mezclar un poco los ingredientes, luego se añade la levadura fermentada y se va mezclando un poco más. Una vez incorporada la levadura se empieza a añadir la harina tamizada con la maquina en marcha a velocidad media. Cuando queda un poco de harina para incorporar se añade también la sal. Cuando ya se ha incorporado toda la harina dejamos a amasar la masa unos 5-7 minutos hasta que se forma en una bola y se desprende de las paredes del bol. Se puede hacer este proceso manualmente también, solo que se va a tardar unos 15 minutos en amasar o hasta que la masa deja de pegarse de las manos.

Después se empieza a añadir poco a poco la mantequilla que está al punto de pomada. Se añade una pequeña cantidad y se deja a integrarse con la masa, luego se añade otra poca, y así que ya está toda integrada. Luego se saca la masa del bol de la maquina y se coloca sobre la mesa espolvoreada con un poco de harina. Se va a formar en una bola y luego se coloca en un bol engrasado con un poco de aceite. Se tapa con papel film o una tapa de silicona para mantener la humedad de la masa. Se deja la masa de roscón a fermentar entre 2 y 3 horas a temperatura ambiente, pero si tenéis horno con la función de fermentar podéis ponerlo dentro del horno a una temperatura de 30ºC para una hora y 15 minutos aproximadamente o hasta que la masa dobla su volumen. Si la vais a dejar a temperatura ambiente es conveniente de tapar el bol con unos paños de cocina para mantener la temperatura de la masa.

Cuando la masa de nuestro roscón haya doblado su volumen, se saca sobre la mesa de trabajo y se va a desinflar, doblando la masa y presionando sobre ella. Así se va a desgasificar la masa. Luego se forma en una bola y se le va haciendo el agujero justo en el medio. Se estira con cuidado para no romper la masa hasta que el circulo tenga unos 10-12 cm de diámetro. Se va a pellizcar la masa cogiendo de los laterales y juntandolos en el medio, así de esta forma se mantiene la forma del roscón. Luego al ponerlo en la bandeja del horno se le da la vuelta para que quede con los pellizcos por abajo. La bandeja del horno debe estar forrada con papel vegetal. Se deja el roscón a fermentar otros 20 minutos tapado con un paño de cocina y dentro del horno apagado. Luego se saca y se va a pintar con huevo batido. Mientras se va a encender el horno a 175ºC o 347ºF con calor arriba y abajo. Después de pintar el roscón con huevo se van a colocar trozos de frutas escarchadas al gusto de cada uno, también almendras laminadas y azúcar humedecido con agua de azahar. Para 3 cucharadas de azúcar se utilizan 3 cucharadas de agua de azahar. Se remueve bien y luego se pone por encima del roscón. Una vez decorado se lleva al horno para 25-30 minutos, dependiendo de cada horno. Se le hace la prueba del palillo cuando ya se ve dorado por encima.

Una vez sacado el roscón del horno se deja a enfriarse unos 5 minutos dentro de la bandeja y luego se coloca sobre una rejilla y se deja a enfriar por completo. Se puede consumir tal cual o se puede rellenar, como en mi caso con crema de trufa. También se puede rellenar de nata montada.

Para hacer la crema de trufa primero se calienta la nata hasta que rompe a hervir. Luego se retira del fuego, se echa en un bol y se le añade el azúcar. Se remueve hasta que el azúcar está disuelto. Luego se añade los trozos de chocolate negro para fundir. Se deja unos segundos para que se derrita con la nata caliente y luego se va a remover con unas varillas hasta que esté completamente derretido y se ha formado una mezcla homogénea. Se tapa con papel film bien pegado de la superficie de la mezcla para evitar que forme costra. Se deja enfriar a temperatura ambiente y luego se lleva para 8 horas al frigorífico. Pasado este tiempo se saca la crema y se va batiendo unos 3 minutos a velocidad media o hasta que la crema está bien montada. Cuando va formando zurcos al levantar las varillas la crema está lista. No os paséis de batir porque se puede cortar la nata y la crema ya no vale. Ahora ya está lista para rellenar el roscón. Primero se corta el roscón por la mitad en cuanto nos referimos a su grosor. La parte de arriba se aparta con cuidado para no romperse y se rellena la parte de abajo con la crema. Luego se coloca la parte de arriba y se presiona ligeramente. Y ya está listo nuestro roscón para disfrutarlo con nuestras familias.

Espero que os haya gustado y que lo preparéis vosotros también. ¡Hasta la próxima!

Comentarios