Rosquillas de limón tiernas y esponjosas

                                  

Esta receta de rosquillas de limón es muy fácil y rápida. En menos de una hora obtendrás unas rosquillas tiernas, esponjosas y con un sabor increíble. Se suelen preparar mucho en semana santa pero también durante el año. Vamos a ver los ingredientes y el modo de preparar:
Ingredientes:
para 20-22 rosquillas:
550 g harina
2 huevos L
zumo de un limón (60 ml aprox.)
ralladura de un limón
100 ml aceite
50 ml licor de anís
130 g azúcar
15 g polvo para hornear
aceite para freír
azúcar y canela para decorar
Modo de preparar:
En un bol grande se añaden los huevos, el zumo de limón y el aceite. Se van a batir muy bien con unas varillas hasta obtener una mezcla homogénea. Luego se añade el azúcar y se sigue batiendo hasta que esté disuelto. También se añade el licor de anís y la ralladura de limón y se remueve un poco para incorporarlos.
A continuación sobre los ingredientes líquidos se va a tamizar la harina junto con el polvo para hornear. Luego con la ayuda de un tenedor se va a remover de modo circular para incorporar la harina. Se puede hacer este proceso también con una maquina amasadora. La masa obtenida tiene que estar un poco pegajosa, pero muy poco. Si veis que se pega mucho añadir un poco más de harina, como una cucharada.
Luego se tapa la masa con film de cocina y se deja a descansar 30 minutos.
Después se pone una sartén al fuego con abundante aceite y se deja a calentar. Se van a untar las manos con aceite y luego también una cucharada. Con ella se va a coger porciones de masa y se va a bolear entre las dos manos. Una vez obtenida la bola se le hace un agujero en el medio con un dedo y luego se agranda despacio para darle forma a nuestra rosquilla. Según se van haciendo las rosquillas, se van friendo en el aceite que no tiene que estar muy caliente. Tiene que tener una temperatura media para que las rosquillas no se vayan quemando y se queden crudas por dentro. Cuando se ven doradas por una cara se les da la vuelta y se fríen por la otra cara también. Se sacan sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
Mientras que aún están calientes se pasan por azúcar mezclado con canela en polvo.
Y listas para servirlas. Para conservarlas tiernas varias días se pueden poner en bolsas de plástico bien cerradas. Espero que os haya gustado la receta y que preparéis vosotros también estas deliciosas rosquillas de limón.

Comentarios